elprogreso.es

Adif comenzó a desmontar las viejas estructuras del puente de A Chanca, una actuación dirigida a renovar el emblemático viaducto para que los trenes puedan llegar a circular hasta a 200 kilómetros por hora, la velocidad prevista en la línea hasta Monforte con las obras que están en marcha en estos momentos, aunque en ese punto de entrada a Lugo los trenes reduzcan ya mucho la velocidad.

Los trabajos conllevan también la electrificación de la vía en el puente, como en el resto de la línea, y Adif apuntó este martes que toda la intervención se llevará a cabo teniendo en cuenta el carácter histórico del puente, que con 150 años de historia fue desde sus orígenes el gran símbolo de la llegada del ferrocarril a la capital.

Dado ese carácter singular del puente, las obras llevan aparejadas intervenciones tanto para la protección del viaducto como para su refuerzo. Ese reforzamiento, apuntó Adif, se hace para evitar la degradación del viaducto y mejorar las condiciones de durabilidad, así como adaptar la plataforma a las necesidades de instalación de postes de catenaria para la nueva electrificación.

Respecto a la necesidad de preservar la imagen del puente, Adif señala que, al ser una estructura catalogada como elemento protegido, se trabaja para hacer un inventario de todos los elementos singulares del puente y se realiza un seguimiento arqueológico durante la ejecución de los trabajos para garantizar la buena salvaguarda de todo ese patrimonio.

La obra supondrá una renovación integral de la infraestructura ferroviaria, pero la previsión es que los trabajos se puedan culminar en un plazo bastante rápido. De hecho, está previsto que la vía entre Lugo y Monforte pueda abrirse a principios de mayo.

La línea no estaba hasta ahora electrificada en Lugo, una de las muestras de lo desfasado de la infraestructura y en este momento se realiza la renovación del tramo entre Monforte y Lugo.

La obra llega, en concreto, hasta O Ceao, a la estación de mercancías, lo que supone que no solo el transporte de viajeros se podrá ver beneficiado por la modernización. En conjunto de las obras diseñadas para la línea hasta Ourense tienen de plazo hasta 2024.

NUEVA IMAGEN PARA EL PASO

El proyecto de obra incluye, entre otros aspectos, la limpieza de los paramentos de la estructura con agua a presión, la eliminación de los depósitos de sales y costras calcáreas y el rejuntado y relleno entre sillares con mortero de cal, así como la recomposición de sillares dañados.