Fuente:  elespanol.com (Miguel Elizondo)

La compañía recibe el visto bueno de la CNMC al nuevo acuerdo pactado con Adif y ultima la homologación de sus trenes. 

Un tren de iryo.

El próximo 25 de noviembre los trenes de Iryo comenzarán a surcar las vías españolas. Ese viernes, por primera vez tres operadores ferroviarios (Renfe, Ouigo e Iryio) y cuatro marcas comerciales (a los tres operadores habría que sumar Avlo) convertirán a nuestro país en el mercado de alta velocidad con más competencia del mundo. 

La llegada de la operadora, participada por Air Nostrum y Trenitalia, culminará la liberalización de un sector que aspira a convertirse, en los corredores abiertos a la competencia, en la columna vertebral de la movilidad interurbana española. 

La fecha en la que Iryo planea comenzar a operar ha quedado plasmada en el documento con el que la CNMC ha dado su visto bueno al nuevo acuerdo que la operadora y Adif han alcanzado para fijar las condiciones de su arranque. El origen de la necesidad de adaptar los planes iniciales está por el cambio de contexto económico provocado por la pandemia de coronavirus.

El 19 de julio de 2022 Adif remitió a la CNMC la propuesta de modificación del acuerdo marco suscrito con Iryo, que lo flexibiliza temporalmente en atención al impacto en la demanda de la pandemia. En su escrito, Adif señalaba que, a pesar del acuerdo alcanzado, la resolución en la que formalmente se acepta la propuesta, necesitaba el visto bueno de la CNMC.

Luz verde de competencia

El acuerdo alcanzado entre Adif e Iryo marca una reducción máxima en cada una de las relaciones incluidas en el acuerdo marco del 36% hasta el horario de servicio 2022-2023. La CNMC considera que "la alteración en la situación económica y de demanda de movilidad ocasionada por la Covid-19 justifican una flexibilización de los compromisos incluidos en el nuevo acuerdo marco".

Además, la CNMC considera que "el periodo necesario para que Iryo cuente con una flota de trenes suficiente requiere que dicha flexibilización se extienda hasta el horario de servicio 2024-2025". Dos cuestiones claves para el arranque de actividad del nuevo operador esté alineado con el contexto económico post-pandemia.

Del mismo modo, competencia también considera apropiada la fecha de arranque fijado entre Adif e Iryo. Así, la compañía ferroviaria cuenta ya con todos los beneplácitos necesarios para comenzar su andadura en España el 25 de noviembre.

Para ello la compañía ya está ultimando la homologación de sus trenes. Según han señalado fuentes del Ministerio de Transportes a este medio, actualmente el material rodante de Iryo ya está siendo probado en trazados de alta velocidad. Si los plazos se cumplen sin imprevistos, los trenes estarán listos con tiempo más que suficiente para que la compañía cumpla sus planes. 

30 maquinistas

Un camino en el que Iryo sigue quemando etapas. Hace unas semanas el operador ferroviario anunció que su primera generación de 30 maquinistas está finalizando la formación que se inició el 17 de enero de 2022. El programa formativo constó de la habilitación del ETR 1000, al que en España se le ha asignado la Serie 109, la capacitación de la señalización en cabina ETCS (sistema de control ferroviario europeo) y LZB, así como la capacitación del sistema ASFA Digital en su versión 4.

Además, los maquinistas recibieron formación de las líneas de alta velocidad de Madrid - Barcelona y de Madrid - Valencia y la impartición de una ponencia por parte de ADIF de riesgos y emergencias en túneles.

De esta forma, los 30 primeros maquinistas de Iryo ya cuentan casi con sus habilitaciones correspondientes de cara al inicio de las operaciones comerciales del operador el próximo mes de noviembre, con las que conectará Madrid, Barcelona, Zaragoza Valencia, Alicante, Cuenca, Sevilla, Málaga y Córdoba.

Así las cosas, todo está listo para que en pocas semanas las vías españolas amplíen su paleta de colores. Al blanco tradicional de Renfe, el azul de Ouigo y el morado de Avlo pronto se sumará el rojo de Iryo. Unos trenes destinados a convertirse en el segundo operador de la alta velocidad española.