La plataforma "Navarra por el tren" ha presentado esta mañana una alternativa al Tren de Alta Velocidad (TAV) que apuesta por mejorar las infraestructuras existentes e invertir en mejoras en los municipios para evitar las afecciones vecinales consiguiendo tiempos de viaje y costes menores a los actuales.

Según ha explicado Mikel Santamaría, de la plataforma, "en todo momento se apuesta por un tren social que sea técnicamente viable actuando sobre le trazado existente".

La propuesta, redactada por los ingenieros Kimetz Munitxa, David Andrés y Ignacio Rubín, busca "intentar aprovechar el máximo posible la plataforma existente", ha explicado Munitxa, quien ha indicando que este modelo supondría un gran ahorro en plazos y costes de construcción, menores afecciones vecinales y tiempos de viaje no demasiado mayores a los del TAV.

Según ha planteado el ingeniero, este modelo reduciría notablemente los tiempos de viaje actuales y no se alejarían en gran medida de los que se manejan con el TAV.

De este modo, ha ejemplificado, el tiempo de viaje entre Vitoria y Pamplona sería 10 minutos superior al que plantea la alta velocidad (33 minutos frente a 23), igual que en el tramo entre Burgos y Vitoria, con 40 minutos frente a los 30 del TAV.

Para ello "se rectifican" las curvas de radios que hay en la actualidad, "bastante ajustados", y "se consiguen radios menos exigentes, del orden de 3.000 metros siempre que sea posible" y no bajando nunca de 2.000 salvo en puntuales zonas complicadas y de desaceleración, donde podrían llegar a 1.500.

El problema que plantea su modelo, ha reconocido Munitxa, es que modificar el trazado actual requeriría cortar tramos y provocaría afecciones en el ferrocarril, pero la problemática podría resolverse a través del tramo que circula por Logroño y además se reducirían drásticamente los tiempos de construcción.

 

En este sentido Santamaría ha planteado que el tramo Teruel-Zaragoza, en el que se planteaba la mejora y adecuación de la vía, "hablaban de 2 o 3 años de tiempos de ejecución en zonas orográficamente bastante más complejas que en el caso de Navarra siendo los kilómetros bastante parecidos", mientras que al ritmo de ejecución actual la propuesta del TAV iría a los 40 años.

Otro de los problemas del TAV que ha señalado es que se intercalan distintos diseños de trazado con diferencias sustanciales de velocidad cuando "no se puede ir haciendo petachos con diferentes anchos de vía y planteamientos, sino que hay que integrarlo".

Entrando al detalle en el bucle de Pamplona, Munitxa ha considerado que sacar la estación de la ciudad "no tiene justificación respecto a los tiempos de viaje", "es contrario a la movilidad sostenible" y solo podría tener explicación si está "asociado a un desarrollo urbanístico, que suele suceder".

A pesar de que el proyecto está bastante avanzado, desde la plataforma se está recogiendo aportaciones de los distintos municipios y el grupo de ingenieros se encuentra abierto a realizar posibles modificaciones que se adecuen de la mejor manera posible a las necesidades de los vecinos.

Este proyecto, han recordado, se ha desarrollado gracias a las aportaciones particulares a través de la plataforma de crowdfunding Kukumiku en el proyecto Trenaren Aldeko Alternatiba, que se mantiene abierto.