La red del metro de Barcelona consta de 12 líneas con una longitud de 170 kilómetros y 183 estaciones, sumando Transports Metropolitans de Barcelona (TMB), Ferrocarrils de la Generalitat (FGC) y el funicular de Montjuïc. El sistema está gestionado por dos operadores, TMB y FGC, y sirve a la capital catalana y su área metropolitana: Badalona, Cornellà, Hospitalet, Esplugues de Llobregat, Montcada i Reixac, El Prat de Llobregat, Sant Adrià de Besós, Santa Coloma de Gramenet y Sant Boi de Llobregat.

Los orígenes del metro de Barcelona se remontan al siglo XIX, cuando en 1863 se inauguró el ferrocarril en Sarrià. El 30 de diciembre de 1924 se puso en marcha la primera línea del suburbano, promovida por la compañía Gran Metropolità de Barcelona, SA y que hacia el recorrido entre las estaciones de Plaça de Catalunya y Lesseps (L3). Un año y medio más tarde se abrió al público una segunda línea, conocida como Transversal. En 1957 el Ayuntamiento se hizo con el control de la empresa y en 1961 se fusionó con la primera, creándose la compañía Ferrocarril Metropolitano de Barcelona, SA (FMB).

ESTACIONES FANTASMA DE BARCELONA

Aunque a día de hoy hay más de 150 estaciones del metro, la capital catalana y su AMB cuentan con múltiples estaciones fantasma. Este término se aplica a las paradas fuera de uso o de servicio y también a los andenes que algún día fueron proyectados pero que posteriormente se descartaron. ¿Dónde están? ¿Cuál es su uso? ¿Se pueden visitar? 

BANCO

Ubicada entre las paradas de Jaume I y Urquinaona, esta estación está situada en Via Laietana. Se construyó en 1911 pero no empezaron a circular los trenes hasta 25 años más tarde. La parada fue clausurada porque las dimensiones no eran las adecuadas, y como los apeaderos de Jaume I y Urquinaona ya funcionaban decidieron cerrarla. El andén de Banco se encuentra tapiado y actualmente sirve para guardar material de vía.

BORDETA

Ubicada entre Mercat Nou y Santa Eulàlia, la parada se inauguró en 1926 y formaba parte de la red de la línea 1. El apeadero de La Bordeta se cerró hace 42 años para alargar la línea que iba hasta Torrassa. En la actualidad hay tres vías, una lateral que va hacia las cocheras de Bordeta y dos centrales que van de Santa Eulàlia a Mercat Nou.

FERNANDO

Operativa desde el año 1948 hasta el 1968, la estación fue la única que dio servicio durante el franquismo, pero ahora es inexistente. Se encontraba entre Liceu y Drassanes –entre el mercado de la Boquería y la calle Ferran–, a 200 metros de la primera, y se dice que el motivo de su construcción fue la necesidad de disponer de un tren de refuerzo en caso de celebrarse algún evento especial en el Gran Teatre del Liceu. El apeadero de la línea 1 se cerró hace más de 50 años para alargar la línea de metro hasta Drassanes. A día de hoy está tapiada, aunque sigue existiendo.

CORREOS

Otro de los apeaderos cerrados es el de Correos. La estación está ubicada bajo la plaza de Antoni López y dejó de recibir pasajeros hace 50 años. Los usuarios de la línea L4 en dirección a La Pau pueden asomarse a la ventana y comprobar que entre las paradas de Jaume I y la Barceloneta hay una parada fantasma. El metro de Correos abrió en 1934 y estuvo en servicio hasta marzo de 1972, cuando fue cerrado para permitir su prolongación hacia Barceloneta.

GAUDÍ

La más conocida y que todavía puede verse al viajar por la línea 5 tras la curva de la Sagrada Família. Ubicada entre Hospital de Sant Pau y Sagrada Família, la parada fue construida para ser usada por otra línea de metro, aunque nunca se llegó a inaugurar por un cambio a última hora del proyecto. Se trata de un andén con escaleras mecánicas, vestíbulo, andenes y boca de metro, aunque nunca ha sido utilizado. ¿Su uso? La parada se ha iluminado en múltiples ocasiones con decoración navideña, se ha podido visitar en algún acto cultural y se aprovechó para poner la sede de la asociación de jubilados del metro.

HORTA

La parada, ubicada entre Clot y Sant Andreu Comtal, se inauguró en 1854 y con la construcción de la estación de La Sagrera en 1917 desapareció. En los planes de metros de los años 1960 y 1970 estaba prevista la prolongación de la línea hacia la Vall d’Hebron y La Teixonera, aunque esta opción fue aparcada en los años 80.

LES RODALIES

Fue una estación perteneciente a la Renfe y anteriormente a la compañía de los Ferrocarriles de Madrid a Zaragoza y Alicante (MZA). Ubicada entre los barrios de La Barceloneta y La Ribera de Barcelona. Anteriormente se encontraba anexa a la estación de França y era la terminal de la línea Barcelona-Mataró-Massanet. El andén funcionó hasta que el ramal de Marina fue desmantelado, poco antes de los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992.

SANT BERTRAN

La parada de Sant Bertran se abrió en 1881 y se clausuró la entrada de pasajeros 36 años más tarde. La estación, ubicada junto al muelle de San Bertran del Port de Barcelona, fue la terminal de la línea Barcelona-Vilanova. En la actualidad en este espacio se levantan dos bloques de edificios del Laboratorio Regional de Aduanas de Cataluña y el bloque de viviendas de trabajadores del puerto.

PROYECTOS

En la red de metro de Barcelona hay otros diseños de paradas que nunca se llevaron a cabo, ejemplo de ello es la estación Travessera de Gràcia. El proyecto que nunca llegó a construirse, estaba ubicado entre los andenes de Diagonal y Fontana con el objetivo de recortar la larga distancia que hay entre esas dos paradas de la L3. 

Más allá de Travessera, hay otras estaciones que nunca han visto la luz. Entre Zona Universitària y Collblanc se proyectó el Camp Nou. Construida por la Generalitat hace 10 años, la estación está sin finalizar y sin fecha de reprogramación. La Ribera, parada situada entre Les Moreres y la Estación del Prat Estació, es otro de los andenes fantasma a la espera de desarrollar la zona. Finalmente, Sagrera Estació, entre La Sagrera y Onze de Setembre. Construida por la Generalitat, la parada está prácticamente finalizada.