Fuente: www.cope.es

Avlo, el servicio de alta velocidad de bajo coste de Renfe, incorporará una quinta frecuencia a las cuatro con las que opera entre Madrid y Barcelona que quedaba pendiente desde su puesta en servicio en junio de 2021, según la presidenta de Adif, María Luisa Domínguez.

De esta forma, el Avlo igualará el número de frecuencias hasta cinco por sentido que ofrece en este corredor su competidor, el operador francés Ouigo (SNCF), desde que empezó a circular por esta línea en mayo del año pasado.

Cuando Renfe estrenó el servicio del Avlo entre ambas ciudades, anunció que las cuatro frecuencias que ofrecía inicialmente se ampliarían en función de la evolución de la demanda, aún muy impactada por entonces por la pandemia.

En una comparecencia ante la Comisión de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana del Congreso de los Diputados, Domínguez ha destacado este jueves que, en el corredor Madrid-Barcelona, donde ya se había iniciado la competencia, la demanda remontó a niveles por encima de 2019 en el cuatrimestre de 2021, frente a caídas en los del sur y Levante, en los que aún no había nuevos operadores.

Domínguez se ha mostrado convencida de que el incremento de la actividad ferroviaria motivada por la apertura del mercado a la competencia repercutirá en el futuro en un aumento de ingresos por parte de Adif, derivado de un mayor uso de las infraestructuras.

Para conseguirlo, además de ser necesarias mejoras en instalaciones y condiciones de circulación para los operadores ferroviarios, hay que afrontar retos como por ejemplo la saturación en las grandes terminales de alta velocidad de Madrid (Chamartín y Atocha) y Barcelona (Sants).

Las dos grandes estaciones de Madrid se han declarado infraestructuras congestionadas y Chamartín de momento sólo va a dar servicio al corredor del norte y al del noroeste, mientras que en Atocha ya se está dando a tres líneas: la del sur, la del este y la del noreste.

Esto convierte a Chamartín en la terminal idónea para recibir parte de los servicios que se atendían en Atocha y los candidatos a ello son los de Levante.

Por este motivo, aparte de estar planificado desde el inicio de la construcción de la linea de alta velocidad de Levante, en la oferta de capacidad a la que han concurrido los operadores en la primera fase del proceso de liberalización, ya se disponía la estación Chamartín como cabecera de los servicios procedentes de Levante.

No obstante, se están estudiando las posibilidades técnicas de mantener servicios de Levante desde la estación de Atocha, ha apuntado.

Todos los operadores tienen firmados sus acuerdos marco y estos incluyen la estación Chamartín como cabecera de estos servicios, por lo que habría que hacer una modificación, ha explicado.