Estos medidores, cuatro de ellos de ruido y uno de vibración, tienen como objetivo determinar los niveles que, de ambos parámetros, genera el tren a su paso por esta zona para recabar los correspondientes datos que permitirán elaborar, posteriormente, un estudio de impacto acústico y, si así se concluye, plantear las medidas correctoras que se precise adoptar en el objetivo de reducir las afecciones que tanto ruido como vibraciones causarían en los edificios próximos al recorrido del ferrocarril.

Medidas correctoras

En palabras del alcalde, Jon Iraola, «es una buenísima noticia que en los próximos días vayan a realizarse estas mediciones, ya que derivarán en las correspondientes medidas que se considere que se deben adoptar. Durante años, hemos venido trasladando a Euskal Trenbide Sarea nuestra preocupación ante las afecciones que genera a algunos eibarreses el ruido del tren a su paso por la ciudad, así como la solicitud de la implantación de medidas correctoras. Por eso, espero que este proceso que se inicia ahora suponga una mejora de la situación de las vecindades más cercanas al tramo ferroviario».

MEDICIONES DE RUIDO

  • Instalación Cinco medidores de ruido se instalan desde Ardanza hasta la zona del Hospital en Torrekua

  • Demandas Esta petición viene a dar respuesta a las peticiones dirigidas por los vecinos, para instalar los dispositivos.

  • Estudio A partir de los datos que se extraigan de los informes que emiten los aparatos instalados se tomarán las diferentes medidas.

Euskal Trenbide Sarea ha adjudicado la colocación de estos medidores y el posterior análisis de los datos por parte de la empresa Tecnalia, tras el correspondiente proceso de licitación, permitirá conocer la situación.

Los medidores se instalan en a lo largo de diferentes puntos como: San Juan 1, Ayuntamiento, Ego Gain 10, Ego Gain 22 y Hospital de Eibar. Las personas propietarias de las viviendas y las responsables de los edificios públicos en los que se colocarán los dispositivos ya han sido informadas de esta iniciativa.

De forma progresiva

El proceso de instalación de los medidores será progresivo, esta semana y el próximo lunes, 14 de marzo. De ese modo, a partir del momento en que se instale cada aparato de medición, cada uno de ellos estará funcionando y recogiendo los datos del ruido durante un periodo de entre cuatro y cinco días.