Una avería en el sistema de frenado de un Alvia que viajaba desde Cádiz a Madrid mantuvo retenidos este sábado a alumnos del colegio Marianistas en una situación "dantesca".

Un centenar de alumnos de entre 10 y 17 años del colegio Santa María del Pilar Marianistas de Zaragoza estuvieron atrapados este sábado durante casi ocho horas en un tren en las proximidades de Almagro (Ciudad Real). Los niños viajaban en un tren Alvia (el número 2175) desde Cádiz hasta Madrid después de participar en un torneo nacional de colegios en la localidad gaditana cuando una avería en el sistema de frenado obligó a detener completamente el vehículo a las 19.30, dos horas después de haber iniciado el trayecto.

Los pasajeros denuncian la desinformación de Renfe, que comunicó a las 23.00 el envío de un nuevo convoy de socorro para llevarse la mitad del pasaje y que, a continuación, desengancharía el vagón que provocaba la avería en el sistema de frenado. "En torno a las 00.00 el convoy de socorro pudo salir rumbo a Madrid", relata uno de los pasajeros. "Cuando el problema parecía solucionado, Renfe informa en torno a la 1.00 que no se había logrado desenganchar el convoy averiado y que la otra mitad del pasaje sería recogida cuando el convoy de socorro quedara disponible de nuevo", agrega.

"Durante esta espera, las imágenes de pasajeros indignados y las escenas de tensión se multiplicaron. No fue hasta las 3.30 de la medianoche cuando el segundo convoy de socorro partía destino Madrid. En total, más de 7 horas para solucionar una incidencia", señala. 

Además, según denuncia este mismo usuario, "Renfe dio en varias ocasiones el problema por resuelto en las redes sociales y la línea telefónica" cuando, en realidad, "solo había llegado a Madrid la mitad del pasaje y el resto seguía atrapado".

 

Los presentes aseguran que, conforme avanzaban las horas atrapados en el tren, "la estampa fue volviéndose dantesca, niños durmiendo por los pasillos, basura acumulada en los trenes, y apagones continuos de la iluminación y del sistema de climatización y regeneración del aire de los vagones". No fue hasta las 22.00 cuando los pasajeros recibieron la primera asistencia de Protección Civil, cuando les suministraron alimentos y bebidas.